29 Septiembre, 2022

Cusco Informa

Noticias de Cusco, el Perú y el Mundo

Chile despertó, las masivas protestas que no ceden a pesar de las concesiones de Piñera

97 Vistas

El vecino país del sur sigue bajo las protestas y parece que no tendrán soluciones hasta que exista los cambios sociales que por años ha establecido el modelo neoliberal desde el fin de la dictadura de Pinochet, por parte del gobierno de Piñera han cedido en algunas condiciones como el metro, pero aún existen los enfrentamientos entre las fuerzas del orden y la población, mañana se está convocando una marcha en la plaza Italia de Santiago de Chile y se marchara hasta la casa de la Moneda exigiendo la renuncia de su presidente.

Aquello que comenzó como un rechazo a la suba del boleto del metro de Santiago, suspendida por el Gobierno el día 19, ha virado en una revuelta colectiva sin colores políticos concretos ni claros liderazgos, pero con la perseverancia intacta y el orgullo de un movimiento mayormente juvenil, que ha sabido protagonizar el último viernes “la marcha más grande” de Chile, con más de un millón de personas solo en la capital.

Bajo el lema ‘Chile despertó’, organizaciones sociales, estudiantiles, sindicales y ciudadanos de a pie, plantean la necesidad de acabar con las políticas neoliberales de un Gobierno que hasta hace días sacaba pecho hablando de esa nación suramericana como un “oasis” de crecimiento económico, en una región convulsionada.

Es que la creciente desigualdad, los bajos salarios y pensiones, y el excluyente sistema privado de casi todos los servicios esenciales, como el agua, la salud y la educación, no estaban en la agenda diaria de la Casa de la Moneda, y no fue hasta que llegó el estallido social que Piñera pidió “perdón” a sus compatriotas, y trató de reaccionar.

Tres días después de haberle declarado la “guerra” a un enemigo “muy poderoso”, y ante la continuidad de las protestas, el 23 de octubre el jefe de Estado reculó para anunciar un paquete de medidas urgentes, destinadas a atender las “legítimas necesidades y demandas sociales”.

En un solo movimiento, el Gobierno creó un ingreso mínimo garantizado de 350.000 pesos (unos 481 dólares) para los trabajadores con jornada completa, elevó las pensiones 20 %, envió un proyecto de ley al Parlamento para dejar sin efecto el incremento de las tarifas eléctricas, otro para elevar en 5 % la tasa de impuestos a los sectores de mayores ingresos, entre otras disposiciones.

Con nuevos reclamos, como la desmilitarización de las calles, el cese de la represión, el castigo a los responsables por las 19 muertes registradas desde el inicio de la crisis, e incluso la renuncia del presidente Piñera, las protestas no solo continuaron, sino que además se tornaron más importantes y, en ocasiones, violentas. Tanto es así, que la del viernes 25 de octubre fue considerada la más masiva desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet, en 1990.